Planificación Comercial

Intro programa PCE

La realidad empresarial actual de las firmas es cada vez más compleja. Las organizaciones se enfrentan a un panorama de mayor complejidad económica derivada de fenómenos globales y locales, lo que se traduce en una creciente competitividad y volatilidad en sus mercados.

Como parte esencial de este entorno, los clientes han intensificado su rol clave, ejerciendo una mayor influencia en las decisiones de las empresas. Ellos han hecho  sentir su poder de compra y su apertura flexible hacia distintas alternativas de productos y servicios con una perspectiva global,  empleando para ello diversas plataformas de acceso presencial y digital capaces de satisfacer sus exigentes necesidades.

Esto ha traído como consecuencia que la forma en que los Gerentes analizaban históricamente el desempeño de sus empresas, a través de sus análisis de tendencias, estacionalidades y patrones de comportamiento industrial, ha perdido eficacia y precisión.

Debido a esta mayor incertidumbre, los directivos de las empresas tienen cada vez más inconvenientes para proyectar los resultados de sus negocios, impidiendo trazar de mejor manera sus líneas de acción comercial futura.

Es muy probable que este entorno de negocios imprevisible y complejo se constituya en el patrón en el cual las firmas «navegaran» en los próximos años, transitando por escenarios cada vez más veloces e inciertos. Sin duda, las empresas que se encuentren mejor preparadas  ante este entorno podrán articular mejores «cartas de navegación» y conseguir de manera eficiente el logro de sus objetivos empresariales.

Es precisamente en este sentido, que la planificación estratégica adquiere una dimensión fundamental para delinear planes de negocios dinámicos y consistentes, que posibiliten simultáneamente una adecuada comprensión de las necesidades de los clientes y una mejor comprensión del entorno competitivo.

Cuando las firmas cuentan con sólidos planes comerciales estratégicos, pueden combinar sabiamente la gestión de sus recursos humanos, técnicos  y financieros para ponerlos al servicio de oportunidades comerciales que trascienden estas amenazas y de esta manera identificar y proyectar las ventajas competitivas de sus empresas.

En definitiva, robustecer las herramientas de planificación estratégica empresarial por parte de los directivos de las firmas es una necesidad más relevante que nunca, por su potencial para optimizar su desempeño organizacional y abrirse camino con éxito ante sus clientes actuales y potenciales.

De esta manera, puedan defender, potenciar y consolidar su posición competitiva y proyectarse con solidez a los futuros desafíos de sus negocios.

Share

Add Your Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *